logond

3FC

Logos iconos 01Logos iconos 07icono libertadresIcono ChampionsLogos iconos 08Icono centroamericanoIcono Russia

  • 1
  • 1

Barranquilla. El empresario disfrutó la inauguración de la Ventana de Campeones.

Una reunión de glorias junioristas de distintas generaciones se congregaron para la inauguración de la Ventana de Campeones, un homenaje para Junior que nació por la idea y una apuesta de Christian Daes, uno de los más apasionados hinchas del club barranquillero.

En medio de la fiesta de inauguración, el COO de Tecnoglass recordó cómo empezó a gestarse lo que ahora es una maravillosa obra que llena de orgullo al mundo Junior.

“Esto nació de una apuesta que puse en Twitter, cuando Junior estaba derrotado, sin ningún chanche, de último en los cuadrangulares (en 2019), dije: ‘si Comesaña es capaz de sacar este equipo campeón, yo le prometo que le hago un monumento’. Y el equipo fue campeón. Ha sido la apuesta más costosa que he perdido en mi vida, pero la que más he disfrutado”, contó Daes con mucha emoción.

“Se convirtió en algo mucho mejor que un monumento a una sola persona, un monumento a una institución y donde la persona también tiene su busto”, agregó.

Y Daes se sintió feliz de permitir un reencuentro de antiguos compañeros, esos jugadores que han contribuido a ganar las 9 estrellas que tiene el equipo rojiblanco.

“Los más felices son ellos. No se imaginan la felicidad que sienten de estar juntos, de compartir entre ellos, de volverse a ver. Eso es importante, uno no puede desaprovechar este momento”, comentó el empresario barranquillero, quien aprovechó para tomarse fotos con esos futbolistas que le han dado alegrías.

“Con todos me hacía falta foto, uno cuando era chiquito era imposible sacarse una foto con ellos, había cámaras y había que mandar a revelar el rollo y no sabías si la foto había quedado mala o buena. Hoy en día es diferente, es un honor ver a (Juan Ramón) Verón, (Juan Carlos) Delménico, Iván René (Valenciano), Pachequito (Víctor Pacheco), ‘El Pibe’ (Carlos Valderrama), poderlos abrazar y hablarles, con un sentimiento diferente, ya no como un niño que veía a sus estrellas, sino como una persona que todavía los admira, los quiere y los respeta por todo lo que significaron para la institución”, finalizó.