La venezolana cobró revancha luego de lo sucedido en 2015 ante Liliana Palmera.

Pre combate

Espectadores cantando en coro, sillas llenas y la presencia del Gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, dentro de la cancha San Pío, del barrio El Bosque. Todos estaban a la espera del combate entre Liliana Palmera y Alys ‘La China’ Sánchez, esta última en busca de revancha luego de lo sucedido en el año 2015 cuando perdió el título por decisión dividida contra la colombiana.

El salto al cuadrilátero fue un estallido completo por parte de los asistentes, que esperaban un encuentro de ensueño.

Al llegar al ring, estas mujeres se miraban con mucha furia, claro está, desde el pesaje se demostró que no iban a guardar nada con aquellos puños cerca de la barbilla.

Previamente se realizó un homenaje a exboxeadores nacidos en esa zona de la ciudad como el medallista olímpico Clemente Rojas; el ex campeón mundial y medallista olímpico Eliécer Julio, quien no estuvo presente en el compromiso; y los ex monarcas ecuménicos Sugar Baby Rojas, Fidel Bassa, Rafael Pineda, Ener Julio y Likar Ramos, entre otros.

Los himnos sonaron y el espíritu nacionalista se vio en la venezolana, quien se mantuvo saltando desde que ingresó al cuadrilátero.

El juez boricua del compromiso, Roberto Ramírez, dio las debidas indicaciones antes del combate, mientras estas estrecharon sus manos muy serias para poder comenzar de una vez por todas. 

Combate duro hasta el final

La pelea comenzó, y era la venezolana quien tenía la iniciativa, incitando a Liliana a defenderse y acortar su respiración.

Los entrenadores, Juan González, de la venezolana, y Pedro Vanegas, de la colombiana, vivían y detallaban cada golpe.

El primer round se lo llevó ‘La china’ al manejar una brillante técnica y golpear cuando debía. Pero Liliana de a poco conseguía tomar el control del combate.

Durante el segundo round, la colombiana entró como un tren sin frenos, llevando a la venezolana contra las cuerdas, a través de diversos ganchos y distintos jabs para dejar sin opciones a su contrincante. 

La de Montería culminó de gran forma hasta el quinto round de la pelea, manteniendo una amplia ventaja sobre la venezolana, que no encontraba una solución.

A pesar de tener la ventaja, Liliana no contó que tener más de 1 año y 2 meses sin haber peleado un encuentro profesional le pasaría factura. 

Comenzaba el sexto round, las boxeadoras iniciaban estilistas, manteniendo una distancia entre sí, tirando golpes a la distancia y analizaban cada movimiento.  

Sería la venezolana quien tomara los primeros golpes de conejos, realizando un gran juego de pies para agotar a la cordobesa.

Los remates en la cabeza dejaban mareada a ‘Lili’, que estaba desconcentrada del pleito. Trataba de conectar algún gancho pero siempre era interceptado por su rival.  

La venezolana estaba inspirada, peleando cada round como si fuese el último. Los errores de la colombiana eran constantes, bajaba la guardia, pifiaba los golpes estrechos a la cara y al abdomen.

Los aficionados de los alrededores solo gritaban, suspiraban y emocionaban a las peleadoras a buscar la victoria.

Sánchez consiguió imponerse con fuerza y decisión durante cinco rondas seguidas.

Era el décimo y última parte del combate, ‘Lili’ estaba consciente que debía dar lo mejor de sí para ganar, en cambio, la fuerza venezolana buscaba conseguir el título que cada vez estaba más cerca.

Los agonizantes 2 últimos minutos del combate comenzaron, cada golpe valía oro para cualquiera, era necesario que las dos pelearan con mucha inteligencia y técnica para ganar.

La colombiana recobró energía, buscó mucho por los costados y buscar puntos clave en la cabeza. Sin embargo, Alys fue bastante inteligente, controló los tiempos del encuentro, a pesar que su rival buscaba por todos los lados, hasta que la campana sonó, aquel sonido era sabor a gloria para la extranjera que ahora vivirá en Barranquilla.

Ella consiguió arrebatarle, por decisión dividida de 95-94, 92-97 y 94-95, el título mundial supergallo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). 

Felicidad total

“En la primera pelea estábamos bastantes confiados en que íbamos a ganar, así que para esta vez nos preparamos mejor. Ella es una chica con una mandíbula de acero y brindamos un espectáculo que quedará para la historia”, destacó Alys, quien le dedica esta victoria a su hijo, a su familia y toda Venezuela.

Alys abrazó a su entrenador, Juan González, como si hubiese un mañana, era tanta la felicidad que tomó la bandera de su amado país y caminó por todo el cuadrilátero.

“Esto es una alegría, no solo para mí si no para mi toda mi patria”.

‘La China’ demuestra que el que mucho persevera logra alcanzar sus sueños, y ahora ser campeona Mundial “le abrirá más puertas”, tal y como ella le dijo a Nuestros Deportes antes de la pelea en el barrio El Bosque. 

Ahora la nacida en Maracaibo maneja un récord de 15 victorias, 3 derrotas y un empate con todavía mucha carrera por disputar a sus 30 años.

Por: Alejandro Matías Acosta

Lo más visto