logond

BANNER LA MEJOR EPS DEL PAIS

Colombia. Pelearon y meses después arreglaron las diferencias.

Por: Ronald Soto Toncel.

El domingo 6 de agosto de 2006, por la cuarta fecha del Torneo Finalización del Fútbol Colombiano, se enfrentaron en el estadio General Santander los equipos Cúcuta Deportivo y Real Cartagena. Pocos recuerdan que ese juego finalizó 1-1, pero sí de la pelea entre los entrenadores de ambos clubes.

A los 35 minutos del segundo tiempo, Julio Comesaña, técnico del cuadro cartagenero, se dirigió hacia donde estaba Pinto y le mandó un derechazo a la cara. El santandereano no respondió al ataque, solo le dio la espalda a su colega para alejarse.

Tras finalizar el encuentro, Comesaña declaró que “él a mí me tiene que respetar. Que se calle la boca porque era un partido normal. Que no me involucre a mí ni al Real Cartagena en algo que no debe involucrarme. Yo ya estoy muy viejo como para que me vengan a decir que yo compré a un árbitro para un partido contra Cúcuta. Pinto es así aquí. Que se vaya para Costa Rica o para donde sea. Si llega a hacer alguna vez técnico de la Selección, ¿se lo imaginan haciendo eso en Buenos Aires? Lo hace porque aquí nos conocemos todos”.

El árbitro de ese compromiso fue Carlos Eduardo López, quien expulsó a los dos entrenadores. La Comisión Disciplinaria de la Dimayor sancionó a Comesaña con ocho fechas y a Pinto con seis.

5 meses después
Pinto finalmente en 2006 se coronó campeón con el Cúcuta y llegó a la Selección, como se lo imaginó su oponente. Estando como DT de Colombia se dio la reconciliación con Comesaña.

Julio fue invitado por el periodista Javier Hernández Bonnet para ser comentarista del Canal Caracol en el Sudamericano Sub-20 de Paraguay, que se realizó en enero de 2007. El nueve veces entrenador de Junior aceptó y en territorio guaraní se dio el reencuentro con Pinto.

Contra todos los pronósticos no hubo segundo round, por el contrario, se dio la firma de la paz en medio de risas y comida.

“Fue un espectáculo, porque yo estaba en el hotel donde se encontraba concentrada la Selección Colombia. Fui a saludar al técnico Eduardo Lara. Estaba con los codos recostados en la recepción esperando que me comuniquen con Lara y de pronto me agarraron los brazos de atrás. Cuando me di vuelta me di cuenta que era Pinto”, comenzó contando el uruguayo en un diálogo en el programa Blog Deportivo, de Blu Radio.

“Entonces le dije: '¿qué, me vas a pegar?' 'No, tú eres el que le andas pegando a todos por ahí'. Y nos fuimos a almorzar, él me invitó pero terminé pagando yo”, reveló entre risas el actual entrenador de Junior. 

De esa amistad que surgió después de un pleito, hubo un beneficio para Colombia, pues Comesaña le recomendó a Pinto al que sería el volante central de la Selección en los mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018: Carlos Sánchez, quien por entonces era un desconocido que actuaba en el River Plate de Uruguay.