logond


Samuel Azout nos contó cómo Fútbol con Corazón ayuda a lo menos favorecidos.

El hombre que acaba de llegar a Villa San Pedro no tiene la barba blanca como aquel personaje del que nos hicieron creer que nos traía juguetes en Navidad, su figura delgada tampoco se parece a la de ese adulto que esconde su prominente barriga detrás de una vestimenta roja, tampoco carga un bolsa llena de regalos ni deja escapar de su boca un estridente jo, jo, jo, sin embargo, los niños de este barrio del Suroccidente de Barranquilla lo reciben como si se tratara del mismísimo Papá Noel. 

Y no es para menos, pues él, Samuel Azout Papu, desde hace 10 años con la empresa social Fútbol con Corazón ha llegado a brindarles una alternativa diferente a niños y jóvenes de cerca de 40 comunidades menos privilegiadas de Barranquilla y su Área Metropolitana.

¿Qué es para usted el fútbol?

Es la expresión más auténtica que he encontrado de la existencia humana, porque en el fútbol ocurren todas las emociones del ser humano, la frustración, la angustia, el júbilo, la felicidad, el temor, la rabia, el amor, todos los sentimientos que vivimos se ven en una cancha de fútbol. Nos permite, en un espacio y tiempo reducido, prepararnos para todo esto que nos da la vida. Como lo mencionó Albert Camus: ‘todo lo que sé sobre la vida se la debo al fútbol’. En realidad, el fútbol es la vida misma. 

¿Por eso el fútbol es el vehículo que usa para educar?
Este modelo de educación, lo que se conoce como habilidades sociales y emocionales fundamentalmente es lo que hacemos, a través del fútbol permite que los niños, niñas y jóvenes desarrollen una formación integral, no solo en la parte deportiva sino también en el desarrollo de habilidades que son fundamentales para la superación de problemáticas humanas que están en poblaciones menos privilegiadas, como pandillismo, prostitución, abusos, maltratos, embarazo adolescente, microtráfico, alcoholismo, psicodependencia. Nosotros ayudamos a prevenir esos fenómenos.

¿Cómo es la metodología?

Lo hacemos como un programa extraescolar, educación complementaria, pero de alta calidad, en horas en los que ellos no están en la escuela, ocupamos su tiempo libre, porque entendemos que tiempo libre en lugares donde no hay mentores y están expuestos a riesgos, resulta explosivo desde el ángulo social. Ahí es donde intervenimos a ocupar ese espacio con actividades productivas para construir comunidades seguras para que tengan vidas sanas, productivas y felices.

¿Cómo nació FCC?
Cuando estaba estudiando un postgrado de administración pública en Boston (Estados Unidos), me llamó la atención lo que hacía un amigo chileno con su Fundación Fútbol Más,  al regresar al país, entendiendo que yo quería dedicarme a los proyectos de desarrollo e innovación social, que es mi verdadera pasión, decidí poner en marcha un programa para el desarrollo del fútbol acá en Barranquilla.

¿Dónde empezaron?
Empezamos el montaje en 2007, pero el primer proyecto se inauguró en marzo de 2008 en el barrio La Paz con 120 niños. Ahora tenemos presencia en casi 40 comunidades, no solo de Barranquilla y el Atlántico sino en otros lugares como Nuquí, Chocó; en dos comunas de Medellín. Estamos próximos a llegar a Pescaíto, en Santa Marta, y ya tenemos presencia en Bolívar, en Clemencia y en La Boquilla, en Cartagena. Lo que llamamos proyectos de empoderamiento comunitario tenemos en muchos lugares.

¿Ya también llegaron al exterior?

Sí, tenemos actividad en Argentina, una alianza con Estudiantes de La Plata, el equipo de los Verón (Juan Ramón y Juan Sebastián). Somos consultores para el brazo de proyectos sociales. Les hacemos una transferencia metodológica de nuestro conocimiento y nuestro sistema de educación y supervisión. En Ecuador también estamos con la Liga Deportiva Universitaria de Quito, club que fue campeón de la Libertadores (2008). Y en Panamá tenemos una sede dirigida directamente por nosotros, de empoderamiento comunitario.

¿Reciben donaciones?
Fundamentalmente FCC es una organización sin ánimo de lucro, pero no somos una fundación tradicional, no somos una institución de caridad, no hacemos esto como ayuda humanitaria, hacemos cambios o transformación social. Tratamos de que en los lugares que llegamos las comunidades logren un nuevo equilibrio social, un mejoramiento permanente y definitivo en sus condiciones de vida. A diferencia de otras organizaciones, nosotros no recibimos donaciones, porque se usan para la ayuda humanitaria y crean dependencia. Además, no solucionan la problemática de fondo, alivian síntomas pero no dejan de ser limosnas.

¿Entonces cómo hacen para subsistir?

Somos una empresa social, buscamos soluciones de fondo que permitan que la mejoras en las condiciones de vida sean permanentes y definitivas, por eso es un trabajo profundo y a largo plazo. Proporcionamos herramientas vía educación para que los jóvenes y las mismas comunidades puedan hacer un salto en sus condiciones de vida y superar la pobreza y la miseria. Al no recibir donaciones tenemos nuestras propias fuentes de ingreso, que son los proyectos para los cuales nos contratan. Tenemos tres unidades de negocio, le llamamos así porque hacemos parte de un movimiento mundial de emprendimiento social. La diferencia es que busca fórmulas de mercado para solucionar los problemas sociales.

¿Cuáles son las unidades de negocio?
Los proyectos de empoderamiento comunitario, los contratos de organizaciones privadas o multilaterales o sociales de segundo piso en diferentes lugares de Colombia y el exterior que nos contratan para un trabajo. La tercera es la que llamamos el FCC, que son escuelas de fútbol orientadas a la competencia y formación integral, pero un poco más competitiva donde los niños y niñas pagan por participar en el programa, porque están dirigidas a estratos socioeconómicos medios y altos.

¿Cómo hace un niño para ingresar a FCC?

Los niños y niñas que ingresan a nuestras sedes sociales ubicados en los barrios más excluidos y vulnerables son inscritos bajo tres condiciones: 1) residir en el barrio, 2) ir a la escuela y 3) tener permiso de sus padres o acudientes. Generalmente se realiza un sorteo entre los inscritos porque la demanda supera los cupos disponibles. En las Escuelas Deportivas FCC ubicadas en niveles económicos medios y altos los niños deben cumplir las condiciones anteriores y, además, pagar una mensualidad de 40.000 pesos, a excepción de FCC Buenavista donde la mensualidad es mayor por los costos y calidad de las instalaciones.

¿Los jóvenes de los barrios menos privilegiados no pagan?
El programa es gratuito para los niños, niñas y jóvenes en los barrios menos privilegiados. Justamente se trata de nivelar el terreno en términos de brechas educativas.

¿Qué beneficios reciben los menores?
Reciben adecuada hidratación, merienda reforzada y uniformes. El calzado muchas veces es donado por empresas como Payless y Stanton Cauchosol. Pero lo más importante es que desarrollan habilidades para la vida; construcción de capital humano que requiere la sociedad. Además de los beneficios de salud del deporte.

¿Cada cuánto entrenan?

Dos veces por semana en horario complementario a la escuela. Los fines de semana participan en los torneos de fútbol por la paz en los barrios y entre las diferentes sedes. Es interesante ver cómo se eliminan barreras y se construye solidaridad y convivencia cuando chicos y chicas de diferentes niveles sociales juegan juntos al futbol.

¿Cuántas categorías tienen?
Cuatro: Exploradores (5-7 años), Creadores (8-10 años), Constructores (11-13 años) y Promotores (14 - 16 años).

¿Desde este año compiten en la Liga de Fútbol del Atlántico?
Sí, conformamos una selección para la Liga, con dos categorías. El objetivo es competir, pero no solo futbolísticamente sino también en comportamiento, convertirse en un ejemplo, derribar barreras sociales porque nuestro equipo está compuesto de jóvenes de todos los niveles socioeconómicos para darles la oportunidad a chicos que quieran tener una carrera, que sean visibles sus destrezas como futbolistas. Es una selección porque juegan juntos niños de barrios populares con los chicos de la escuela de Buenavista.

¿A través del fútbol también buscan la verdadera inclusión?

Sí, tenemos alrededor de 4000 niños de diferentes orígenes sociales y económicos, una verdadera inclusión, por eso hacemos intercambios entre la escuela de Buenavista y la de Primero de Mayo, de Soledad, por ejemplo. Ahí se derriban barreras sociales. Los niños no discriminan por asuntos económicos como si hacemos los mayores, el balón los coloca, en una cancha, al mismo nivel, ahí desde ese comienzo aprenden valores como la solidaridad, el cariño, la confianza, el respeto y la honestidad.

¿Qué es Lidercor?

Son nuestros líderes con corazón, cerca de 80 jóvenes que pasaron por nuestros programas y hoy en día son nuestros asesores o profes, los que están liderando el desarrollo comunitario. Si tengo que revelar algún secreto es justamente eso, que la magia de FCC es el empoderamiento de los jóvenes comunitarios, se vuelven referentes, el desarrollo se vuelve de abajo hacia arriba, de adentro de la comunidad hacia afuera, no un desarrollo impuesto, no llevar una solución a un lugar sino coocrearla con las comunidades y líderes naturales, que entiendo en este parte son los jóvenes, los hemos vistos como víctimas o victimarios, pero en la práctica son también la mejor opción que tenemos a una sociedad más incluyente con liderazgo juvenil.

¿Cómo lograron que el Manchester City los apoyara?
Para eso no se aplica, simplemente te escogen, eso es motivo de orgullo. El City seleccionó a una organización para el desarrollo del fútbol y la paz en cada continente para ser su aliado, en Latinoamérica nos escogió a nosotros. Con ese gran club inglés tenemos proyectos que ellos financian en 3 barrios: Nueva Colombia, Villa San Pedro y El Bosque. Nuestros jóvenes han ido a Manchester (Inglaterra) dos veces a intercambiar con otras naciones apoyadas, han tenido la posibilidad de formarse internacionalmente.

¿Cómo hacer para tener una franquicia FCC?
Las franquicias FCC son unipersonales para el autoempleo. Para poder acceder es necesario postularse. Hacemos una o dos convocatorias al año. Luego de un proceso de selección si la persona cumple los requisitos entra a un curso por dos semanas, el cual debe aprobar presentando un plan de negocios. Si el plan es aprobado por el comité de selección, el franquiciado ingresa a entrenamiento en fútbol para el desarrollo y luego a operar su franquicia.

¿Qué más quisiera lograr para el Atlántico con FCC?

Nos encantaría que en un departamento como el Atlántico, en el que hay entre 150 y 180 mil niños vulnerables, pudiéramos llegar al 70 u 80 por ciento con nuestro programa. Mi sueño es que lográramos eliminar los CAI, el 70 por ciento de la fuerza de policía, eventualmente reducir las cárceles y construir un Atlántico incluyente y con niveles altos de seguridad y convivencia que hoy en día está bajo una grave amenaza.


Más de Samuel Azout
Samuel Azout Papu es un exitoso empresario barranquillero que también laboró con el presidente Juan Manuel Santos como Alto Consejero Presidencial para la Prosperidad Social y como director de la Agencia para la Superación de la Pobreza, aunque aclara que “FCC no percibe fines de ninguna empresa, no tiene fines políticos, ni posición ideológica ni orientación religiosa, es simplemente la sociedad civil movilizándose para ser un factor de apoyo a la ciudadanía para resolver las problemáticas más agudas de pobreza, sistemática exclusión y violación de derechos fundamentales. Ojalá algún día sea política de Estado”, dice el hombre que es un apasionado hinchas del Real Madrid de España y cercano al exfutbolista argentino Jorge Valdano.

Foro para festejar

En el marco de la celebración de sus 10 años, Fútbol Con Corazón realiza este jueves 25 de mayo, de 8 a.m. a 12:30 de la tarde, el Foro Jóvenes, Liderazgo y Emprendimiento Social, en el que reunirá a más de 800 jóvenes y líderes sociales de Barranquilla. Además, participarán conferencistas de la talla de Catalina Escobar (Directora de la Fundación Juanfe) y Faryd Mondragón (ex jugador de la Selección Colombia).

Por: Ronald Soto Toncel

Twitter: @ronaldodavid01 - @nuestrosdportes

Lo más visto