logond


Vicepresidente de la Liga de fútbol del Atlántico y director de Tecnicor.

Hay quienes dicen que el deporte y la educación no son los mejores socios, pero Pedro Lozano Pacheco es una de las personas que ha tratado de cambiar ese pensamiento y no solo con palabras. Por eso durante los 30 años que ha estado al frente de Tecnicor también ha dedicado casi dos décadas a incursionar en la actividad deportiva, con ideas y apoyo económico.

Su apoyo al deporte no ha sido simplemente económicamente, sino que ha buscado que los futbolistas o boxeadores que ha tenido cerca se eduquen, abriéndoles las puertas de Tecnicor, institución que dirige desde 1987.

Es por eso que durante un tiempo tuvo un convenio con Junior y logró que se graduaran futbolistas que fueron campeones con el equipo, como Dulio Miranda, Carlos ‘Enfermero’ Pérez y Martín Arzuaga, estos dos últimos en ingeniería de sistemas.

Lozano Pacheco, quien practicó varios deportes pero se declara gran apasionado por el fútbol por su origen rebolero, es el invitado a Perfiles para contar su historia, la cual asegura que estará siempre ligada al deporte, sin importar que ya no podrá seguir como vicepresidente de la Liga de Fútbol del Atlántico.

¿Cuál es su deporte favorito?
El fútbol, porque es el deporte nacional, nos levantamos y crecimos pateando una pelota. Pero el ambiente de la ciudad hace que los barranquilleros seamos polideportivos. Nosotros manejamos casi todos los deportes, por eso acá se juega béisbol, nos gusta el boxeo, se hace natación y se le jala un poco al ciclismo, al atletismo. A mí me gustaba todo eso.

¿Cómo empezó su carrera como dirigente?
Aunque me gusta más el fútbol, comencé mi vida de dirigente con el boxeo, en 1998. A raíz de unas informaciones periodísticas nos dimos cuenta que el boxeo estaba de capa caída, no había dirigencia, tenían abandonada a su suerte la Liga. Hicimos una rueda de prensa y nos conocimos algunas personas, Julio Torres, Jesús Agresott y otros dolientes de esta disciplina y decidimos coger el manejo de la Liga.

¿Además del fútbol y el boxeo ha participado en otros deportes?
Fui vicepresidente de la Liga de Béisbol, cuando Hugo Rivero fue presidente y junto a Erika Crisson buscamos rescatar también ese deporte que en ese momento necesitaba ayuda. Obviamente con Tecnicor patrocinamos todo tipo de deporte. Siempre estamos tratando de colocar un granito de arena cuando vemos la dificultad. Hemos ayudado en ajedrez, taekwondo, natación... Becamos totalmente a los deportistas que sean de competencia y quieran estudiar, siempre hemos tenido esa filosofía.

¿Algunos de esos deportistas se graduaron?
Sí, teníamos un convenio con el Junior para que estudiaran sus jugadores. De hecho en Tecnicor estudiaron y se graduaron Martín Arzuaga, Dulio Miranda y Carlos ‘Enfermero’ Pérez. Eso nos hace sentir muy orgullosos también.

¿Cómo llegó a la Liga de Fútbol?
A raíz de esos contactos con Junior también me propusieron, estando en el boxeo, que integrara la Liga de Fútbol del Atlántico en el año 2006. Tenemos 12 años ya y este es nuestro último periodo, por estatuto ya no podemos seguir. Se hizo una cruzada para mejor algunas cosas del fútbol. Con Moisés Díaz, José Lobo y un grupo hicimos un buen ejercicio para conformar un comité que trabajara con ideas empresariales para darle una identidad empresarial a la Liga, que es lo que hemos hecho. Tuve que dejar el boxeo, ya que por cuestiones de reglamentación no se puede estar en dos ligas. Pero no pierdo el nexo con los otros deportes. Aún tengo el contacto con algunos boxeadores, a pesar de que ya no soy apoderado.

¿Cuántos boxeadores manejó en la etapa de apoderado?
Llegué a tener 12 boxeadores. Ronald 'El Indio' Barrera, que fue nuestra principal estrella; Luis Carillo, que peleó 3 títulos mundiales, Joklin Herrera, Mauricio Gómez, Diego Castillo, el primero y a quien llevé a pelear a Madrid, España, contra un campeón mundial. En el área femenina, Anaís Gutiérrez, Diana Ayala, Paulina ‘Paquita’ Cardona y también comenzaron conmigo las dos campeonas que tenemos: Dayana Cordero y Liliana Palmera, a quien llevé a pelear cuatro títulos mundiales. Me siento contento porque llegaron a ser campeonas orbitales aunque ya no estén conmigo. En un momento era una cuerda buena que teníamos y con la característica humanitaria de ver el boxeo, buscando que la mayoría estudiara, algunos eran analfabetas, a ellos también les fui metiendo la idea que tenían que aprender, y los otros que estudiaran, algunos lo hicieron, a otros los poníamos a trabajar acá, siempre para tenerlos cerca y guiarlos por el buen camino. Me siento feliz al saber que tienen su estabilidad económica gracias al boxeo.

¿Por qué dejó de ser mánager de boxeadores?
Por el desgaste, debido a que estoy en el fútbol y con la Institución. En el boxeo hay que viajar mucho. Por ejemplo, llevé a Ronald ‘El Indio’ Barrera a buscar 7 títulos mundiales, estuvimos en Japón, Sudáfrica, Argentina, México... Y también estuve apoyando el boxeo femenino, fui de los que lideré acá. Decidí parar pero mantengo los nexos, viajo con ellos cuando veo una pelea interesante.

¿A usted lo relacionan más con el boxeo que con el fútbol?
Sí. Mucha gente me pregunta que cuándo vuelvo. Pero yo no me he ido, voy a las veladas, sigo patrocinando esas luchas casi que quijotescas que dan Juan Carlos Devia, Sergio Chams y Alberto Agámez, porque hacer boxeo es dificilísimo. Por eso estamos ahí apoyando porque no es un buen negocio, no es buen pago aquí ni para nuestros boxeadores cuando van a pelear a nivel mundial. Pero para mí es una satisfacción saber que todos los boxeadores, con la platica que se ganaron, compraron una casa, tienen su moto o carro, montaron un negocio. A todos traté de ayudarlos a que manejaran muy bien, que no hicieran malas cosas ni se gastaran el dinero en cosas intrascendentes.

¿Cuáles son los planes ahora que deje la Liga?
Ahora mismo no sé, las cosas van saliendo. De pronto ahora me llaman de alguna Liga que necesite apoyo y quizá demos una mano. Pero pienso más descansar y dedicarme a la Institución, a pesar que ya mis hijos están adultos y se encargan, quiero estar más pendiente. Pero sin abandonar el deporte.

¿Pero más cerca del fútbol o el boxeo?
Nosotros tuvimos una escuela, San Judas Tecnicor, incluso salieron jugadores que llegaron al fútbol profesional como Cristian Mejía y Ánthony Tapia. La pensamos revivir, vamos a darle forma para ver si a mitad de año o ya para 2019 conformamos la escuela. Eso nos haría estar vinculados al fútbol porque ya estaríamos como actores. Nunca lo abandonaremos, lo llevamos en la sangre, el fútbol puede seguir contando conmigo, para aportar ideas y apoyar. Veremos quiénes quedan en la Liga para apoyarlos. Este comité se distingue porque como somos personas de empresas nos abren puertas, porque mucha gente cree que es fácil, pero vaya y toque puertas... Con nosotros saben que estamos es detrás del bienestar del deporte.

¿Qué ha sido lo mejor en estos años como dirigente deportivo?
Los momentos más ricos de esta actividad es cuando se consiguen los logros, cuando en fútbol Atlántico es campeón eso nos hace muy felices. Lamentablemente en el boxeo todavía no pude alcanzar un título mundial, creo que tengo alrededor de 20 peleas por título. Pero no pierdo la esperanza porque ese es uno de mis sueños. Por eso el día que encuentre un boxeador o boxeadora me atrevería a cogerlo para llevarlo a un buen sitial y que me permitiera tener un campeón mundial.

¿Cuántos títulos han conseguido en la Liga de Fútbol?
En estos 12 años alcanzamos 6 títulos. Los comienzos fueron difíciles porque tocó reorganizar, a partir de los últimos cuatro años se empezaron a ver los resultados. No nos ha ido mejor porque hay un fenómeno que hace que, por la misma dinámica del fútbol, nuestros jugadores se van a muy temprana edad. El año pasado se fueron alrededor de 400 jugadores para otras ligas del país, siendo Bogotá la que más recibe. Obviamente eso debilita a las selecciones.

Aparte de tener un campeón mundial de boxeo, ¿qué otro sueño le gustaría alcanzar?
Me gustaría pertenecer a la organización mayor del fútbol en el país y alcanzar una final mundial de la Selección Colombia siendo directivo. Tuve la oportunidad de asistir al Mundial de Brasil y fue una gran experiencia ver a Colombia llegar lejos.