logond


Gran actuación de Colombia en Barranquilla.

El deporte colombiano nunca deja de sorprender. En cada cita del ciclo olímpico siempre hay buenas noticias, siempre hay deportistas destacados y siempre hay avance, en el propósito de ser potencia deportiva continental, como quedó demostrado en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe que concluyeron este viernes en Barranquilla.

“Es un trabajo alentador, porque el deporte siempre produce alegrías y satisfacciones, y sigue siendo parte activa de los gustos de los colombianos, que tenían la expectativa de que lográramos la mejor participación de la historia en cuanto a resultados. Infortunadamente no se nos dieron a pesar de la localía y las exitosas presentaciones en los eventos anteriores, por varios factores, que no son disculpa”, aseguró Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano.

Medina agregó que esos factores fueron: “Para que la gente entienda un poco lo que ha pasado, aparte de las lesiones de atletas claves como Mariana Pajón, Yuri Alvear y Óscar Figueroa, es que la exitosa participación en los Juegos Suramericanos en algunos deportes no nos permitió que los deportistas tuvieran su descanso para volver a coger la forma deportiva para llegar en plenitud a Barranquilla”.

El título de los Juegos regresó a México, que tras la derrota que sufrió en casa contra Cuba hace cuatro años y al ser superado por Colombia en los Juegos Panamericanos de Toronto-2015, dispuso lo mejor de su país deportivo para conquistar la corona centroamericana, y la logró con autoridad, con 132 oros, 118 platas y 91 bronces.

Esta fue la victoria 11 de México en las 23 ediciones de los Juegos, que tiene las otras 12 en poder de Cuba, los dos países que dominan esta zona del deporte continental. Los cubanos escoltaron de lejos a los mexicanos, en Barranquilla, con 102 oros, 72 platas y 68 bronces, con Colombia siempre respirando cerca, aunque al final estiró la diferencia.

El crecimiento colombiano se da en el número de medallas propias y en el recorte a Cuba, porque con México se perdió terreno. Hace cuatro años, cuando los manitos fueron locales, la diferencia en oros con Colombia fue de 45 y en Barranquilla subió a 53, mientras que contra Cuba pasó de 53 a 23 oros, con la gran actuación del atletismo colombiano, deporte en el que la isla tiene su mayor potencial histórico.

Una de las explicaciones para que los Juegos no hayan sido mejores para el país, fue la notable ausencia de medallistas olímpicos, porque a la baja por lesión de Mariana Pajón, se sumó la de Yuri Alvear, así como la de Óscar Figueroa, Óscar Muñoz y Luis Javier Mosquera, quienes suelen estar en el escalón más alto del podio.

Pero ante la ausencia individual de figuras notables, la delegación nacional mostró en la ‘Arenosa’ otra faceta que casi no era explorada y que confirmó el talento del deportista colombiano para los deportes de conjunto, con las actuaciones destacadas de los deportes de conjunto, como baloncesto, voleibol, fútbol, polo acuático y rugby.

Si bien los deportistas colombianos no pudieron festejar el tercer título consecutivo de ciclo olímpico, tras las coronas de los Juegos Bolivarianos Santa Marta-2017 y los Juegos Suramericanos Cochabamba-2018, en los Centroamericanos y del Caribe Barranquilla-2018 se volvió a ver la evolución deportiva por deportes, con varios que cumplieron, otros que sobre cumplieron y algunos que sorprendieron, por quedar en deuda.

Deporte por deporte
Colombia asistió a 33 de los 36 deportes convocados para los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla-2018, con ausencias en bádminton, hockey sobre césped y pelota vasca, así como en la disciplina deportiva del baloncesto 3×3, que se deriva del baloncesto tradicional, como nueva alternativa para Tokio-2020.

De los 33 deportes a los que asistió Colombia en su casa, al menos en 29 sumó medalla de algún color; y fueron sólo remo, pentatlón moderno, balonmano y sóftbol los que nos sumaros preseas, mientras que de los 29 que subieron al podio, 19 escalaron al menos una vez al primer cajón, para reclamar la medalla de oro.

Como ya es habitual, el deporte más ganador de Colombia fue el levantamiento de pesas, que con un reglamento ajustado de manera especial para entregar dos medallas por categoría, una en el envión y otra en el arranque, sin premiar el total que da la medalla de los Juegos Olímpicos, el equipo colombiano conquistó 13 oros, nueve platas y tres bronces.

La grata sorpresa se dio en el segundo deporte más ganador, el atletismo, que ante las potencias de las islas, frente a Cuba, Jamaica y demás, se coronó campeón del deporte, con 11 medallas de oro, cinco de plata y nueve de bronce, gracias al talento, entre otros, de Caterine Ibargüen, Bernardo Baloyes, Éider Arévalo, Muriel Coneo y el tolimense Jeison Suárez, ganador por primera vez en la historia para Colombia del maratón que cerró el deporte. Esta es la primera vez en la historia de los Centroamericanos y del Caribe, desde su nacimiento, en 1926, que Colombia supera a Cuba, la gran potencia del atletismo del área.

Luego aparece otro deporte habitual, el patinaje, que con ocho medallas de oro, en la modalidad de carreras y dos en artístico, llegó a 10 preseas doradas, más una plata y un bronce, que consolidan a este deporte en la cumbre del ciclo olímpico, a pesar de ausencias marcadas, como Fabriana Arias.

El cuarto deporte fue la natación, que en sus cuatro modalidades: carreras, artístico, clavados y polo acuático, aportó al medallero un total de nueve oros, 15 platas y 8 bronces, con la reina colombiana de los Juegos, Isabella Arcila, quien conquistó cuatro preseas doradas, así como el equipo masculino de polo acuático, que se coronó campeón, para confirmar el gran momento de los deportes de conjunto.

En el escalafón por deportes aparecieron con aporte de cinco oros: el bowling y el ciclismo en todas sus modalidades, en tanto que con cuatro metales dorados estuvo la gimnasia; con tres, el boxeo y el taekwondo, y con dos, la arquería, el karate, la lucha, el rugby, el squash y el tenis de campo. Con un oro se reportaron las federaciones deportivas de baloncesto, esgrima, fútbol y golf.

Barranquilla fue el escenario de los deportes de conjunto para Colombia, porque el rugby en la modalidad de siete jugadores se llevó el 100% de la medallería, al ganar en damas y caballeros, mientras que el baloncesto femenino acabó con la hegemonía de toda la historia de Cuba para ser oro, con plata para los hombres, mientras que el fútbol masculino también se quedó con el primer lugar y el voleibol festejó como oros las medallas de plata en ambas ramas.

Multimedallistas

Los eventos de ciclo olímpico siempre marcan la figuración individual de quienes se entrenan para conquistar oros en varias pruebas, y ese esfuerzo merece el reconocimiento, que en este ciclo olímpico siempre ha sido para la misma deportista, la nadadora Isabella Arcila, quien como en Santa Marta-2017 y Cochabamba-2018, volvió a ser la mejor de nuestro país.

Con cuatro medallas de oro, tres de plata y una de bronce, Isabella volvió a brillar con la delegación nacional: “Me siento demasiado orgullosa de poder cumplir mis metas, en hazañas así de grandes, sobre todo cuando es representando a Colombia. Pero esto es sólo la mitad del ciclo olímpico. Falta la otra mitad y espero seguir cosechando logros más importantes”, dijo la multimedallista del ciclo olímpico.

Después de Isabella aparece otro nombre casi fijo en este listado, el del gimnasta Jossimar Calvo, quien a pesar de haber sufrido el fallecimiento de su mamá una semana antes, participó y ganó tres medallas de oro, dos de plata y una de bronce. Con tres oros también figura la patinadora Johana Viveros.

Con dos metales dorados se reportaron la atleta Caterine Ibargüen, los bolicheros Rocío Restrepo y Óscar Rodríguez, los patinadores Edwin Estrada y Alex Cujavante, la tenista María Paulina Pérez y el joven Isaac Vélez, quien con 19 años de edad sorprendió en la modalidad de poomsae, del taekwondo.

Lo más visto